El nuevo informe elaborado recientemente por la LSE, titulado How mental illness losses out in the NHS, (Sobre cómo la salud mental pierde posiciones en el SNS), advierte que los trastornos de salud mental comprenden cerca de la mitad de las causas de enfermedad de la población activa, siendo más incapacitantes que la mayoría de las enfermedades físicas crónicas.

Las terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual, permiten un alivio rápido de los síntomas de depresión o ansiedad, en más del 40% de los casos. Posibilitar que estos programas psicológicos estén más disponibles, señala el texto, "le supondría un coste mínimo o nulo al sistema sanitario", dado que conllevaría un ahorro en términos de una reducción de las visitas al médico por parte de estos pacientes, así como en prestaciones por incapacidad.

Publicado: 2 de Enero de 2014