Publicado: 10 de Enero de 2014

El crowdsourcing, una nueva práctica basada en utilizar el potencial de los millones de usuarios conectados a la Red, está revolucionando la investigación en psicología.

Si bien hace unos años la manera más sencilla, o más económica, que tenían los investigadores de las universidades para acceder a muestras de sujetos era la utilización de los propios estudiantes universitarios (práctica que se incentivaba, además, a través de la concesión de créditos de estudio o pequeñas remuneraciones económicas), actualmente el desarrollo de la Web 2.0 o Web Social y específicamente, la aparición del fenómeno del crowdsourcing, está cambiando el panorama de la investigación en psicología.

El crowdsourcing permite la posibilidad de externalizar determinados trabajos, sobre todo de tipo intelectual, a través de Internet.

Entre las ventajas principales que ofrece este modelo de trabajo, se encuentra la facilidad de acceso a comunidades masivas de sujetos (procedentes de cualquier parte del mundo) a un mínimo coste, por lo que el crowdsourcing ha sido rápidamente incorporado al ámbito de la investigación y de los estudios de mercado. 

En definitiva, este tipo de iniciativas representa una nueva forma de hacer investigación en psicología que, sin duda, dará mucho de qué hablar y que permitirá ampliar las fronteras de nuestro conocimiento sobre la comprensión de la conducta humana.

Fuente:

The Economist