Al atravesar situaciones difíciles, es habitual experimentar pensamientos de incomodidad que nos empujarán a luchar para superarlas. Como psicóloga para la depresión en Tenerife, suelo encontrar casos de personas cuya autoestima, ya baja de antemano, se ha visto enormemente mermada a causa de sus pensamientos negativos. Y esto les ha llevado a la impotencia, a la tristeza y a la soledad, causando muchas veces problemas de depresión. Y es que, en lugar de ayudar, a veces dichos pensamientos se apoderan de nosotros. Pensamientos recurrentes como: "soy un inútil", "no valgo para nada" o "nadie me quiere" actúan como un círculo vicioso que amordaza a las personas y les impide reaccionar. Se hunden ante las circunstancias adversas, porque piensan que no pueden hacer nada para cambiarlas. ¿Pero se hundirían igualmente si no pensaran de esa manera?

Precisamente para responder a esa pregunta, vamos a recurrir a la psicología de la depresión en Tenerife basada en la terapia cognitiva de Aaron Beck.

Mediante el estudio de la depresión en sus pacientes, este psicólogo estadounidense descubrió que sus sufrimientos no se debían a los sucesos que experimentaban, sino a la interpretación que estos sujetos hacían sobre ellos. De esta manera, si sus pacientes se consideraban "inútiles", era ese mismo pensamiento el que los inutilizaba, y al volverse un pensamiento recurrente, esto les entristecía mucho, y acababan por deprimirse.  

Los trabajos de Beck se centraron en empujar a sus pacientes a reevaluar esa montaña de pensamientos negativos que sufrían, estimulándoles a mirar la realidad desde otras perspectivas más equilibradas, ayudándoles a escapar así del pesimismo atosigante de sus pensamientos. Muy pronto, comenzó a observar mejorías. 

¿Has oído alguna vez la frase: todo está en tu mente? Estamos convencidos de ello.

En la consulta de Alejandra de la Torre Zárate encontrarás las mejores terapias del momento ¡Contáctanos!